Por: Natalia Martín del Campo*

Durante el primer día de la Campus se pasearon algunos visitantes que dejaron ver su gusto por los videojuegos.

Ana Luz Sauceda, oriunda de Sonora, portaba una peluca rubia, con dos coletas a los lados, pupilentes de color azul celeste, pestañas postizas y maquillaje marcado, además de su vestuario que personificaba a Juliet de Lollipop Chainsaw.

“Me gustan los viodeojuegos, pero me apasiona más vestirme como ellos.”

Esta afición de convertirse en cosplayer comenzó hace tres años, y no ha pensado en dejar de hacerlo pues a pesar de que su familia en primera instancia la juzgara de “loca” como ella lo menciona, hoy en día la apoyan pues éste gusto le ha dejado más que sólo una satisfacción ya que le ha permitido ir a eventos dentro del país como Monterrey, Ciudad de México, ahora en Guadalajara y fuera del país como Tucson y San Antonio.
En Campus Party ha encontrado más personas con gustos afines a los de ella, además de conocer más videojuegos que le pueden inspirar a interpretar una nueva figura.

Lo que le inspiró a vestirse como Yulliete, fue su apariencia en el videojuego pues a pesar de que el personaje es muy femenino como ella lo dijo, la historia de videojuego le agrada más pues la misión del juego consiste en matar zombies con una sierra.

IMG_1903

Su pasión se ha convertido en algo redituable, hoy en día a pesar de tener una carrera como abogada y ser fotógrafa tiene un pasatiempos extra que le genera experiencias divertidas e ingresos monetarios al asistir a algunos eventos.

Finalmente llegar a ser una cosplayer no es fácil pues también genera un gasto de inversión para que los artículos que te describen sean los más reales posibles a la figura. Ana agregó que el vestuario que ella portaba le costó 4 mil pesos, pero algunos otros oscilan de los mil pesos a los 10 mil.

Comments

comments