Por: Alfredo López*

“El sufrimiento es una experiencia humana, no es algo individual o que se pueda considerar como único”, argumenta Norman Manea, ganador del Premio FIL de Literatura de Lenguas Romances, quien centra su obra en el dolor del exilio y además, afirma que hoy en día el judío errante es cualquier ciudadano en el mundo.

Las lenguas romances son seis: español, portugués, francés, italiano, rumano y catalán; a pesar de que el presidente de la Feria Internacional del Libro, Raúl Padilla, dijera que la intención de premiar a Manea, era cubrir la variedad de lenguas, el jurado que eligió al rumano por decisión unánime y razones contundentes.

“Es un autor de una obra inmensa que no puede definirse por los géneros literarios cambiantes.”

Manea, nacido en Burcovina, Rumania en 1936, es autor de obras como El sobre negro, Payasos: el dictador y el artista y El retorno del hooligan, y será homenajeado durante el evento inaugural de la Feria; es el vigésimo sexto autor en recibir tal distinción, misma que han merecido los mexicanos Juan José Arreola, Sergio Pitol, Juan García Ponce, Carlos Monsiváis, Fernando del Paso y Margo Glantz.

Las obras del ganador del Premio FIL de literatura 2016, se han traducido en más de 30 idiomas. Este año la recompensa al homenajeado será de 150 mil dólares y recibirá un diploma como reconocimiento por su trayectoria.

Comments

comments