Por: Angel Cortés*

En el escenario de Marketing Interactivo en #CPMX8 se realizó la charla “Las redes sociales son los historiadores del futuro”, impartida por Josafad Díaz líder de la comunidad oficial de Campus Party: Palapenses.

Palapenses es un grupo de estudiantes de Puebla, de la facultad de ciencias de la computación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), que se dedica al impulso de la creación de videojuegos, la creación de prototipos robóticos, la creación de aplicaciones para dispositivos iOS y Android, y desarrollo web.

La ponencia comenzó con un corto repaso sobre cómo inició el ser humano a registrar las cosas que pasaban a su alrededor, del inicio con pinturas rupestres, después por la revolución de la imprenta y concluyó en que “esos eran los viejos historiadores, ahora hay nuevos historiadores: Facebook, Twitter, Instagram y Youtube”.

Para Díaz algo que se suba a internet se registra en la historia y eso lo convierte en parte de la misma. Comenta que “ahora ya no se necesita tener una masificación de los libros como en la antigüedad, sino el uso extendido de las redes sociales para poder hacer el registro de la historia que nosotros hacemos día con día”.
“Cada avance tecnológico te va dando la oportunidad de que la historia se vaya escribiendo acorde a como cada persona la fue viendo, no en cómo el historiador te la va plasmando. Llegamos al punto en el que creer lo que dice un libro porque es de tal autor o de tal editorial es completamente cuestionable”, asegura el exponente.

El ponente considera que lo que se va enseñar a las generaciones futuras es lo que se está diciendo en las redes sociales, que habrá dos, tres o más opiniones generalizadas que se mostrarán como la historia. Según Josafad Díaz es como pasa en los comentarios de Facebook, Twitter, Youtube o Instagram, un debate entre grupos que opinan lo mismo contra otros que creen algo distinto o contrario.

Díaz piensa que la opinión que se viralice más es la que va a ganar cuando se trate de contar lo que realmente pasó, pero que si no hay pruebas que demuestren cómo ocurrió no se podrá tratar como una historia verdadera o de fiar, menciona que esto último es el problema más complejo de solucionar.

“Las opiniones que se generalizan son las que inciden en el momento de contar el veredicto final, no puedes dejar de lado la opinión de doscientas personas si las que están debatiendo son trescientas.”

Aunque cree que lo complicado es hacer entender a esas cien o doscientas personas que están en un error, si es que lo están, además de saber cuál de las dos partes tiene la razón.

Concluye en que no cree que desaparezcan los libros de historia y solo se lea de manera digital o en las redes sociales, y que deben adjuntarse las diversas opiniones para llegar a una historia más completa. Díaz considera que el problema real es: ¿quién escribió el libro o publicación?, ¿cómo es que llego a las opiniones que está dando ahí? y ¿quién es esta persona para darle credibilidad?.

Comments

comments

Redacción
Experimentación sonora en labradiocuci.com