Animación análoga y Loving Vincent, una charla con Mayra Hernández Ríos #TalentLand

245
Foto: Yareli Lara

Por: Mariana González Quintero*

En la conferencia titulada: Si escuchas una voz en tu interior que te dice que no puedes pintar, ¡pinta! Y esa voz será silenciada, impartida el 3 de abril en Talent Land, Mayara Hernández Ríos compartió con los asistentes su experiencia como animadora en el largometraje Loving Vincent, dirigido por Dorota Kobiela y Hugh Welchman.

Mayra tenía cinco años cuando padeció dermatomiositis, una enfermedad en la piel que la obligó a pasar un año en casa de sus abuelos. Aprovechó esa época para iniciarse en el dibujo y fue entonces que sus habilidades de observación y precisión se agudizaron. Desde ese momento supo que el arte formaría parte sustancial de su vida.

“Tenemos que tener confianza en nuestro trabajo y perseverar porque si continuamos en ello en algún momento una puerta se va a abrir”, comentó Mayra en relación a su participación en Loving Vincent y luego añadió “¿Qué es lo que queremos sembrar? Cada acción es como una semilla que vamos a sembrar (…) y aunque algunas veces muchas de ellas no germinen, no hay que sentirse desanimado”.

A raíz de cursar un año base en Arte y Diseño en el Camberwell College of Arts, en Londres, la animadora de 28 años descubrió que la animación análoga le gustaba más que la digital. Encontró su estilo, mismo que ahora define como experimental y tradicional. Luego, su pasión por el arte la llevó a Edimburgo, Escocia, donde residió tres años para estudiar animación en el Edinburgh College of Arts.

Foto: Yareli Lara

Después de egresar y volver a México, Hernández Ríos comenzó la búsqueda de un empleo, pero al no sentirse del todo cómoda en ninguno decidió convertirse en freelancer. “Si hicieras otra cosa [que no te guste] no fomentarías este campo, entonces no lo crecerías”, dijo. Ahora se asume como pionera de la animación análoga en México y lo atribuye a la constancia de su trabajo.

Proyectos futuros

Francisco de Goya será el siguiente pintor que Dorota Kobiela y Hugh Welchman pretenden llevar a la pantalla grande, confesó Hernández Ríos, proyecto al que ya se encuentra invitada. Se espera que el rodaje inicie en aproximadamente dos años, señaló.

Mientras el momento llega, Mayra espera incluirse en proyectos en los que pueda trabajar con su técnica, además de desarrollar proyectos propios.

Comments

comments