Cómo un reportero en aprietos gana el Premio Nacional de Periodismo

206

Si te contestan “Sí” “No” “Puede ser´” ¿Tu qué harías? ¿Ganar un premio o tirar el texto? Aquí una historia de éxito.

Por: Siboney Flores*

Foto: Comunicación Social UdeG

“No sabía cómo conformar la entrevista”, así  comienza a explicar Guillermo Rivera su experiencia al entrevistar al rockstar literario José Agustín. Trabajo que le valió para obtener el Premio Nacional de Periodismo 2015 en la categoría entrevista.

Con una sonrisa nerviosa y unos ojos que miran al pasado, Guillermo recuerda el anhelo que tenía por construir una entrevista con el icono de la literatura mexicana  que en 2009 sufrió un accidente y que lo dejaría fuera de toda actividad. Para mediados de 2014 a Guillermo se le ocurrió hacer un texto sobre el escritor con motivo de sus 70 años, pero el editor por una u otra cosa lo dejó pasar.

Un año más tarde Guillermo siguió defendiendo su idea del texto. El editor esta vez aceptó y Guillermo realizó la llamada a casa de José Agustín a inicios de agosto. Margarita, la esposa del escritor contesto la llamada y comentó: “Esta bien, me encantaría… ya no sé acuerdan de él eh”. Guillermo comenzó a preguntarse todo sobre José Agustín.

***

Guillermo despertó con fuerte dolor de garganta. Eran finales de agosto y el día se pintaba nublado. Ni lo oscuro del día ni el malestar le hicieron pensar en que tal vez sería un día difícil. Se alistó y llegó a la casa del fotógrafo para conducir hasta el  número 31 de Campánulas, de Cuautla, Morelos.

Marcaban las 11:30 cuando llegaron a Cuautla. Minutos más tarde Margarita los recibió y luego apareció José Agustín. “Cuando lo vi, sentí que le daba un aire a Vargas Llosa” relata el reportero. Pero José Agustín, abstracto en su mente solo dijo hola y se quedó inmóvil en aquel sillón.

“¿Qué voy a hacer? Fue lo primero que pensé”. Para Guillermo era la primera vez que se encontraba con tal situación. “Hay veces que la gente contesta monosílabos pero bueno… están en sus cinco sentidos”. La tristeza le invadió a Guillermo y no dejaba de pensar en aquella entrevista que hace dos años  había sido publicada y se preguntaba ¿Verdaderamente estaba lucido en aquel entonces? ¿Habrán mentido en la entrevista?

Las piezas del rompecabezas comenzaban a desarmarse,  la desesperación comenzaba aparecer. “Margarita me ayudaba a que contestará, le decía a José Agustín: ‘Acuérdate de esta etapa’ y ya José decía ¡Ah sí!”. El autor de Ciudades Desiertas iba y venía por los pasillos, como si no importase que fuese el entrevistado.

Guillermo trataba de describir ese día en la vida de José Agustín. “Uno tiene esa sensación de ¿Qué haces si no contesta absolutamente nada?”. Guillermo podía sentir las señas que el fotógrafo le mandaba. Un “Güey, no vas a lograr nada”.

Fueron cuatro horas que comenzaron a  fluir después de que Guillermo comenzará a preguntarle cosas particulares de sus textos o emitiera comentarios sobre los textos. José Agustín respondía un “Puede ser” para luego emitir oraciones muy breves pero concisas.

***

Pasó un mes para que Guillermo retomará sus apuntes y su grabadora,  y comenzará a escribir el texto de José Agustín. Fueron siete días en los que entre otros textos, se preguntó cuál era la importancia del texto. “Contar la batalla de no desaparecer… como era un día en su vida tras el accidente” explica el reportero.

La entrevista se publicó en el mes de diciembre en la revista Emeequis, tiempo después ganó el Premio Nacional de Periodismo. “No imaginaba ese punto en el que ganaba un premio”.

***

De la entrevista Guillermo se queda con la parte en donde José Agustín le detalla lo platicado con Juan José Arreola sobre el manuscrito  La Tumba. Texto que  le había entregado hace un año:

-Oiga, ya leí su novela.

-Maestro, ya era hora. Se tardó un año en leerla.

-No sea baboso. Le leí en hora y media ayer. Tenía algunas renuencias con usted. Su novela es muy publicable, así que la voy a publicar.

“A mí me gusta mucho escribir, me gusta ver esa persona que escribió eso tan importante y ahora verlo de frente, ver todo lo que pasó estos años” comenta Guillermo. El actual colaborador de Quinto Elemento Lab, considera que no es su mejor entrevista, pero sí un buen ejemplo de cómo resolver una entrevista.

Guillermo recuerda la entrevista en medio de risas y muecas de “Sí, si pasó eso”. Explica que antes de la entrevista se sentía con mucha expectativa y que después… (Silencio, se queda en silencio). Solo Guillermo sabe que siente.

Texto ganador: http://www.m-x.com.mx/2015-12-06/jose-agustin-a-day-in-the-life/

Comments

comments