¿Existe la novela sin ficción? FIL 2019

98

El encuentro reunió a escritores iberoamericanos que han explorado este género desde diferentes ángulos: autoficción, crónica, ensayo y memoria.

Encuentro de Literatura de no Ficción, con María Fernanda Ampuero, Leila Guerriero, Julián Hebert, Javier Cercas, modera: Jorge Volpi. XXXIII Feria Internacional del Libro de Guadalajara. En Guadalajara, Jalisco. México, Martes 03 de diciembre del 2019. ( © FIL/Natalia Fregoso)

Por: Patricia Mignani*

Cuando se habla de literatura y de periodismo usualmente se entiende que la primera se trata de la ficción y el segundo de la reconstrucción de hechos, la llamada “verdad”, y es justamente esta idea la que se cuestionó en el Encuentro de Literatura de No ficción, organizado por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) junto con la Dirección de Literatura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se encargaron del debate del tema Leila Guerriero, Javier Cercas, María Fernanda Ampuero y Julián Herbert, en un diálogo moderado por Jorge Volpi.

En el primer día de actividades, el escritor español Javier Cercas puso sobre la mesa una pregunta que clarifica el eje del encuentro: ¿existe la novela sin ficción? A lo que él mismo se responde: ¿y por qué no va a existir?

Un punto en el que Cercas y Guerriero estuvieron de acuerdo es en no traicionar al lector. Cuando se presenta un relato como ficción está implícito que puede contener algún suceso real incluso hasta una referencia autobiográfica, pero cuando se habla de la no ficción se escribe con los principios del periodismo y el código ético cambia.

“Cuando tú ves mezcla de realidad y ficción, el resultado siempre es la ficción, es como cuando mezclas la mentira y la verdad, el resultado siempre es la mentira. El periodismo no puede mezclar la ficción y la realidad. Punto. Cuando tú escribes una crónica intentas atenerte a la realidad porque tu lector espera de ti esto. En cambio un novelista sí puede hacerlo”, explicó Cercas.

La cronista Leila Guerriero aporta al tema cuando dice que pasan cosas “raras” cuando un escritor incumple el pacto: “Envenena con cuotas de invención un trabajo que se presenta como un trabajo de no ficción. (…) En mi caso -como periodista- lo único que trato de hacer cuando escribo es poner todos los recursos de la imaginación al servicio de las cuestiones formales, de inventar metáforas, de tratar de escribir lo mejor posible, asquerosamente bien, si es que me sale. Pero no invento cosas que no sucedieron. El límite es el invento”.

Encuentro de Literatura de no Ficción, con María Fernanda Ampuero, Leila Guerriero, Julián Hebert, Javier Cercas,, modera: Jorge Volpi. XXXIII Feria Internacional del Libro de Guadalajara. En Guadalajara, Jalisco. México, Martes 03 de diciembre del 2019. ( © FIL/Natalia Fregoso)

La periodista y escritora ecuatoriana María Fernanda Ampuero cuenta desde su experiencia que- antes de publicar su reciente novela Pelea de Gallos (Páginas de espuma, 2018)-, escribía crónica y que las últimas la habían devastado anímicamente.

“Hay una verdad que para mí, como periodista, era inalcanzable. Soy gran defensora de la crónica, pero yo sentía que hacer un close up de la realidad casi enfermizo solo lo podía hacer inventándome lo que pasaba dentro de la cabeza de esa persona. Hay un momento en que sentí que para ser infinitamente verdadera tenía que inventarme lo que el personaje estaba sintiendo”.

Ampuero comentó acerca de su papel de escritora de ficción, y habiendo recorrido el camino del periodismo, que su empatía y compasión con el mundo viene de la imaginación gracias a ser lectora. Con el distintivo pañuelo verde envuelto en la muñeca de su brazo, cuenta:

“En uno de los cuentos de mi libro tenía la ilusión de crear una heroína que sea parecida a todas nosotras y que por medio del asco que algunas mujeres generamos en los hombres, del asco que las brujas generaban en los hombres, se pudiera salvar. Que pudiera anular su feminidad, su belleza, su atractivo sexual que pudiera tener para esta cantidad de violadores y asesinos, que pudiera decir ‘conmigo no’. Creo que por eso también me he volcado a la ficción, para salvar a alguien”.

Por otro lado Julián Herbert, con su faceta analítica de escritor y profesor, dio luz al tema sobre dos aspectos: uno estético, al plantear “¿hasta qué punto consideramos que algo es ficción porque tiene un punto de vista?” y el otro sobre los usos del material: “Si tú planteas un relato como una ficción o no lo planteas como un intento periodístico no hay un reproche si el relato funciona en términos estéticos. El reproche viene cuando los usos materiales tienen el objetivo de llevar una información o de plantear un mundo de veracidad”.

El encuentro continúa el día de hoy con preguntas que invitan a repensar los límites de este género entre la verdad y la mentira. En el segundo y último día el diálogo estará a cargo de Sergio de Molino, Óscar Martínez, Guadalupe Nettel y Gabriela Wiener. Será a las 17:00 horas, en el Salón 4, Planta baja de la Expo.

Comments

comments