Sicilia y Solalinde protagonizan ríspido encuentro en la FIL

90

Los activistas protagonizaron un tenso momento al defender cada uno su postura en torno al desempeño de la administración federal actual.

Por: Paola Rodríguez*

A un año de que Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de México, pocos han sido los cambios que se han registrado en el país en temas migratorios y seguridad, así lo consideraron quienes participaron en el diálogo Los Nuevos Retos de la Luchas Sociales, organizado por la Federación de Estudiantes Universitarios, dentro de las actividades de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Los protagonistas del foro fueron sin duda el cura Alejandro Solalinde y el poeta Javier Sicilia, ambos aguerridos defensores de los derechos humanos, quienes durante todo el diálogo no se dirigieron la mirada, pero sí se dedicaron uno que otro zarpazo que desencadenó momentos tensos ignorados con sapiencia por los dos.

“Toda esta historia horrenda, es la historia del poder y la comisión de búsqueda que el Presidente dijo ‘todos los recursos y todo el apoyo’, tiene 43 elementos para atender nada más las fosas, los desaparecidos… Sin recursos, los recursos son mínimos, los recursos van para el tren maya, los recursos van para cosas que no importan ahorita, lo que importa es la paz, la seguridad de esta nación”, externó el líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

Agregó que “no se trata de cuántos abrazos hay que darnos, se trata de cuánto Estado tenemos que construir para enfrentar este terror”, en una clara referencia a la frase que AMLO hizo popular durante su campaña: “Abrazos, no balazos”.

Por su parte, el cura Solalinde pidió paciencia para que los resultados comiencen a hacerse visibles en el país, contrario a Sicilia, se dijo orgulloso del presidente López Obrador.

“Me siento muy orgulloso del presidente que tenemos, es el primero que ha dejado de rendir cuentas a la oligarquía para servir al pueblo (…) Prácticamente estamos viendo un país que tiene posiciones encontradas. Hay que sentarnos, hay que platicar, hay que dialogar y construir juntos. Dejémonos ya de cosas infantiles o protestas inútiles para este gobierno”, expresó el cura defensor de los derechos de los migrantes.

En esta mesa de dialogo también participó Norma Romero, líder de Las patronas, un grupo de mujeres que voluntariamente brindan alimento a los migrantes en tránsito que pasan por centro del estado de Veracruz.

Ella aseveró que los cambios han sido nulos y que las dificultades a las que se enfrentan los migrantes se han incrementado en el último año, toda vez que se militarizó la frontera sur, lo que expone a riesgos mayores a los migrantes centroamericanos, que atraviesan el país en busca del sueño americano.

“No hay mejoría, no vemos ninguna mejoría, cada vez se endurece más y el hecho de tener militarizada la frontera sur, lo único que se está haciendo es exponer más aún más la vida de los migrantes ¿por qué? Porque están tomando rumbos donde están siendo mucho más lastimados, están caminando selva, están caminando por mar”, comentó Navarro Vázquez.

La Patrona que en 2017 fue reconocida por la Universidad de Guadalajara (UdeG) con el galardón Corazón de León, compartió algunas de las conversaciones que ha sostenido con las personas migrantes, quienes con seguridad le dicen que van a poder cruzar la frontera, pues la corrupción siempre va a existir.

“Tengo 25 años apoyándolos y siempre me dicen, es que me dicen ‘nosotros nos venimos a quedarnos en México, nosotros queremos llegar a los Estados Unidos’, aunque saben que existe un muro y ellos dicen y siempre nos lo han dicho la corrupción siempre va a existir y siempre vamos a poder pasar, aunque tengamos que pagar más”, comentó Norma Navarro.

Agregó que hace algunos años a los migrantes les cobraban ocho mil pesos por cruzar la frontera y ahora la cifra aumentó a doce mil.

Comments

comments